Escandalos del Futbol | Expediente Futbol | America vs Sao Caetano 2004

El Estadio Azteca se convirtió en un campo de batalla. Al final se generó una gran bronca, derivada de la frustración por la eliminación del América, a manos del Sao Caetano, de la Copa Libertadores. Al final del partido, decenas de aficionados derribaron la malla que separa la tribuna de la cancha e ingresaron al campo con la intención de golpear a los jugadores brasileños, a policías y a quien se les pusiera en frente. Frustrados e impotentes por la eliminación, Jesús Mendoza y Reinaldo Navia iniciaron una golpiza entre integrantes del América y del Sao Caetano al término del encuentro. Cuauhtémoc Blanco, expulsado unos minutos antes del silbatazo final, esperó atrás de la portería defendida por el brasileño Silvio Luiz, para entrar de nuevo al terreno de juego y participar en la batalla campal, en la que también se involucraron pseudos aficionados de la barra La Monumental, quienes derribaron una parte del alambrado e invadieron la cancha del Estadio Azteca. El árbitro central, el colombiano Óscar Ruiz decidió no intervenir en la gresca, y sólo se dedicó a observar desde el centro de la cancha como se desarrollaron las acciones. En la gresca, el arquero brasileño fue quien repartió la mayor cantidad de golpes, y tuvo que salir corriendo hacia el vestidor antes de ser alcanzado por una avalancha de americanistas llenos de coraje. La seguridad del Coloso de Santa Úrsula se vio superada en todos los aspectos. Lo mismo podía verse a gente caer de las mallas de la cabecera norte que a otros tantos meterse por la cabecera sur, mientras el descontrol se generalizaba en la cancha. La gente del Sao Caetano se fue del área cercana al acceso a los vestidores hacia la media cancha, cuando enardecidos aficionados que se habían saltado a la cancha se les acercaban amenazantes. Esperaron unos diez minutos en el centro del terreno cuando otros seguidores de las Águilas se saltaron la malla de la otra cabecera para agredirlos. En ese momento corrieron hacia su vestidor, cuyo acceso había sido medianamente controlado por la policía, bajo una lluvia de proyectiles. El descontrol de la cancha pasó a las zonas exteriores del Estadio y justo en la entrada de vestidores, la Policía Montada trataba de calmar los ánimos, principalmente entre las barras americanistas, mientras algunas personas eran atendidas de urgencia. El América alineó así: Ríos ; Castro, Rojas, Davino (Walter Jiménez), Rotchen, Mendoza ; Villa (Castillo), Pardo, Oviedo (Ariel) ; Cuauhtémoc, Navia.


El Estadio Azteca se convirtió en un campo de batalla. Al final se generó una gran bronca, derivada de la frustración por la eliminación del América, a manos del Sao Caetano, de la Copa Libertadores. Al final del partido, decenas de aficionados derribaron la malla que separa la tribuna de la cancha e ingresaron al campo con la intención de golpear a los jugadores brasileños, a policías y a quien se les pusiera en frente. Frustrados e impotentes por la eliminación, Jesús Mendoza y Reinaldo Navia iniciaron una golpiza entre integrantes del América y del Sao Caetano al término del encuentro. Cuauhtémoc Blanco, expulsado unos minutos antes del silbatazo final, esperó atrás de la portería defendida por el brasileño Silvio Luiz, para entrar de nuevo al terreno de juego y participar en la batalla campal, en la que también se involucraron pseudos aficionados de la barra La Monumental, quienes derribaron una parte del alambrado e invadieron la cancha del Estadio Azteca. El árbitro central, el colombiano Óscar Ruiz decidió no intervenir en la gresca, y sólo se dedicó a observar desde el centro de la cancha como se desarrollaron las acciones. En la gresca, el arquero brasileño fue quien repartió la mayor cantidad de golpes, y tuvo que salir corriendo hacia el vestidor antes de ser alcanzado por una avalancha de americanistas llenos de coraje. La seguridad del Coloso de Santa Úrsula se vio superada en todos los aspectos. Lo mismo podía verse a gente caer de las mallas de la cabecera norte que a otros tantos meterse por la cabecera sur, mientras el descontrol se generalizaba en la cancha. La gente del Sao Caetano se fue del área cercana al acceso a los vestidores hacia la media cancha, cuando enardecidos aficionados que se habían saltado a la cancha se les acercaban amenazantes. Esperaron unos diez minutos en el centro del terreno cuando otros seguidores de las Águilas se saltaron la malla de la otra cabecera para agredirlos. En ese momento corrieron hacia su vestidor, cuyo acceso había sido medianamente controlado por la policía, bajo una lluvia de proyectiles. El descontrol de la cancha pasó a las zonas exteriores del Estadio y justo en la entrada de vestidores, la Policía Montada trataba de calmar los ánimos, principalmente entre las barras americanistas, mientras algunas personas eran atendidas de urgencia. El América alineó así: Ríos ; Castro, Rojas, Davino (Walter Jiménez), Rotchen, Mendoza ; Villa (Castillo), Pardo, Oviedo (Ariel) ; Cuauhtémoc, Navia.

maradotv

Author & Editor

Aqui en la pagina web de maradotv puedes mirar los mejores videos del deporte mas importante del mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario