Perico Fernández se proclamó campeón del mundo de boxeo contra el japonés Furuyama en Roma. Alfredo Evangelista, campeón europeo, solo cedió a los puntos con Muhammad Alí. Los dos fueron iconos de la España de los setenta, en la que se codearon con grandes celebridades. Pero también ilustran el lado más sórdido del boxeo: Perico pasó momentos muy complicados, sin un lugar donde dormir, y Alfredo llegó a conocer la prisión. Mucho tiempo después de su época más gloriosa, han coincidido en la misma ciudad, Zaragoza, donde son dos ciudadanos anónimos que pelean por subsistir, mientras conviven con la añoranza de un tiempo en el que se sintieron reyes.
Facebook Google twitter
PALABRAS CLAVES: Informe Robinson - Fuera de Combate | Movistar+